El grupo de investigación Arqueoecologia Social Mediterrània tiene como objetivo principal la reconstrucción de la dinámica social, económica y ecológica de las sociedades que poblaron la cuenca occidental del Mediterráneo a lo largo de la prehistoria reciente, es decir, entre el III y el I milenio antes de nuestra era. Dentro de este marco, la mayor intensidad investigadora se ha centrado en dos regiones: el sudeste de la Península Ibérica y las Islas Baleares.

Hasta el momento, dentro de ambos ámbitos geográficos mencionados se han llevado a término numerosas campañas de trabajo de campo y programas sistemáticos de análisis de materiales, centrados en varios yacimientos arqueológicos multiestratificados: Son Fornés (Mallorca), las cuevas de enterramiento pretalayóticas de Es Càrritx, Es Mussol y Es Forat de Ses Aritges (Menorca), la naveta de enterramiento de Ses Arenas de Baix (Menorca) y los poblados argàricos de Gatas y Fuente Álamo (Almería). Además la investigación también se ha dirigido a los ámbitos del análisis territorial y la paleoecològica a gran escala, concretamente en la Depresión de Vera (Almería) y Mallorca (Baleares). En los últimos años el equipo está realizando trabajos de campo, laboratorio, musealización y divulgación del patrimonio arqueológico en el valle del Guadalentín (Murcia), gracias a la investigación en torno a La Bastida, uno de los asentamientos argáricos más importantes del sudeste, y la Tira del Lienzo.

Estas actividades de investigación desarrolladas durante los últimos 20 años han permitido profundizar en el conocimiento de grupos arqueológicos tan destacados como los Millares y El Argar del sudeste peninsular así como los periodos Naviforme y Talayótico de las Islas Baleares.

La perspectiva investigadora que caracteriza nuestro grupo de trabajo puede definirse en función de dos principios fundamentales:

  • La necesidad de orientar la investigación hacia el conocimiento de las condiciones materiales (en términos de agentes humanos, estructura productiva y estado del medio ambiente) que permiten comprender la organización global de una sociedad del pasado y explicar su desarrollo. De aquí el énfasis en la investigación de las variables paleoeconómicas y paleoecológicas.

  • Pese a que la arqueología prehistórica puede considerarse el ámbito científico a partir del que se articula el resto de las investigaciones, tenemos el convencimiento de que el enfoque interdisciplinar bajo una perspectiva cronológica a largo plazo constituye la vía más satisfactoria para registrar la extrema variabilidad de la expresión empírica de los fenómenos sociales. Por este motivo, apostamos por una investigación arqueológica estrechamente vinculada con otras disciplinas encuadradas en las Ciencias Naturales, como son la geología, geomorfología, botánica, zoología, ecología, cronometría o la antropología física, entre otras. Esta voluntad se ha plasmado en la realización de varios proyectos oficiales de colaboración con departamentos universitarios relacionados con Ciencias de la Tierra, Ciencias de los Materiales, Geografía o Ciencias de la Salud, adscritos a centros nacionales e internacionales.